Darte cuenta de que te queda perfecto ese mismo pantalón que el año pasado no te cerraba