Tu cara suave de bebé cuando terminas de afeitarte la barba